miércoles, 16 de marzo de 2016

Torrijas de Vainilla

Ya estamos en Semana Santa!! Tobarra se prepara para su semana grande: procesiones, pasión tamborilera, reencuentros familiares... y en la mesa, entre otros, las Torrijas. En esta ocasión os las presento con sabor avainillado, pero sin duda cada uno puede darle su toque más especial. No hay Semana Santa sin Tambor y sin Torrijas!!
Como siempre deciros que no os dará ninguna pereza preparar esta receta porque es fácil, fácilmente facilísima...

Ingredientes para unas 12 ó 14 Torrijas
1 barra de pan del día anterior (en Mercadona venden unas barras ya preparadas para torrijas, la podéis ver en la foto, y con estas salen unas torrijas bien presentables).
2 huevos
250 ml de Bebida de Soja con Vainilla (sustituible por la clásica leche entera con un toque de esencia de vainilla) 
La piel de ½ limón
½ rama de canela (opcional)
1 vaina de vainilla (si pones la leche normal). 
Aceite de oliva para freír. 
Para rebozar: azúcar en grano c/n, canela molida c/n y azúcar avainillado al gusto.  

Comenzaremos por infusionar la bebida de soja con la canela en rama y la piel de limón, cuando hierva tapamos y dejamos reposar 10 minutos, luego filtramos y reservamos.  El pan se corta en rebanadas de unos 2 centímetros más o menos. El que os digo de Mercadona ya viene cortado. Batimos los huevos en una fuente amplia y algo honda para poder mojar bien las torrijas. A los huevos batidos le añadimos la leche infusionada ya tibia o fría y mezclamos bien. Normalmente se suelen preparar pasándolas primero por la leche y luego por el huevo, pero aprendí de una compañera cocinillas, que es mucho más fácil y quedan igual de ricas, hacerlo mezclando la leche y el huevo, eso sí, por eso echamos la leche y los huevos medidos, para que nos quede bien la mezcla.

En una sartén amplia calentamos el aceite de oliva, aproximadamente un dedo de profundidad de aceite. Cuando esté caliente comenzamos a mojar las rebanadas de pan en la mezcla anterior (no demasiado), las escurrimos y las vamos introduciendo en el aceite caliente para freír, dorando por ambas caras. Las hacemos poco a poco, sacándolas a una fuente con papel absorbente para retirar el exceso de grasa. 

Seguidamente las pasamos por una mezcla de azúcar en grano, canela en polvo y azúcar avainillado, todavía tibias y algo grasas para que tomen bien esta mezcla, así quedarán jugosas y listas para servir. Ale... a dar palillazos!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario