jueves, 25 de febrero de 2016

Coliflor Rebozada

Atención Receta de Mamá... pero como no podía ser de otra manera, le he dado el toque Peter's Cooker. Esta maravillosa coliflor rebozada me ha acompañado a lo largo de mi vida, desde mi adolescencia que fue cuando comencé a comer verduras. Mi madre encontró una manera de que comiera coliflor, y fue esta, por eso la recuerdo con tanta añoranza y la cocino de vez en cuando, sobre todo en invierno, la mejor temporada para todas las coles. Se que es una receta sencilla, pero quizás haya quien pueda necesitarla, va para todos vosotros amigos/as cocinillas.

Ingredientes (para 2 personas)

1kg de coliflor fresca
sal
agua

Para el rebozado:
2 huevos
sal y pimienta al gusto
50 ml de bebida de arroz (opcional), o leche
4 cucharadas de harina de quinoa (se puede usar la normal)

Aceite de oliva para freír (o girasol, el que prefirais)
1 lima o limón
Unas ramas de perejil fresco

Elaboración

Lo primero que tenemos que hace es poner una olla, con 1/2 litro de agua, más o menos, las coles no necesitan mucha agua para su cocción, y 1/2 cucharadita de sal, al fuego. La tapamos para que comience a hervir antes, incluso si no le ponemos la sal hervirá antes. Mientras el agua comienza a hervir quitamos las hojas a la coliflor y la separamos en pomos o ramilletes, a lo que también le llaman técnicamente "bouquets", la lavamos bien bajo el chorro del agua y la introducimos en la olla, cuando el agua ya esté hirviendo, destapamos. La verdad que yo la suelo cocinar al vapor en mi recipiente varoma (complemento de thermomix), de esta manera no necesita nada de sal y queda en su punto justo de cocción. Me encantan las verduras y hortalizas al vapor, quedan fantásticas. Cuando el agua comience a hervir la dejamos unos 20 minutos más o menos, pinchamos con un cuchillo para ver si a alcanzado el punto de cocción que nos gusta. Escurrimos, refrescamos (pasamos por el chorro de agua fría) y dejamos enfriar. Reservamos

Mientras tanto vamos preparando una sartén, cualquiera puede servir pero si es algo recogida mejor porque nos ayudará a no consumir mucho aceite, añadimos un buen chorro de aceite de oliva, más o menos un dedo, ya que el aceite de oliva virgen suele crecer cuando se calienta y será suficiente para freír las piezas de coliflor ya que las iremos volteando, todo en beneficio de ahorrar aceite. 

Preparamos el rebozado, para lo que ponemos en un bol los dos huevos y los batimos bien, añadimos 1/2 cucharadita de sal y pimienta molida al gusto, incluimos también la bebida de arroz y batimos de nuevo. Por último agregamos la harina poco a poco, cuchara a cucharada, para que se vaya incluyendo bien a la mezcla, rebozado u orly. Con la harina de Quinoa, que es un pseudocereal que está en auge, quedan muy crujientes y por eso me encanta, pero podéis utilizar harina normal.

Cuando el aceite esté caliente, a fuego medio-alto, iremos poniendo en el rebozado los pomos de coliflor ya cocido, los bañamos bien en la mezcla y los pasamos con cuidado, bien escurridas, a la sartén con el aceite. No debemos poner muchas piezas a la vez, lo que hace que el aceite se enfríe, es mejor freír poco a poco, volteando los pomos al menos por dos lados, o tres, para que se frían bien por todos lados. Cuando estén listas, lo que quiere decir doradas, las sacamos a un plato o fuente con papel absorbente para que empapen el exceso de aceite. De nuevo mentemos a la sartén otra tanda de pomos de coliflor pasados por el rebozado y freímos, así hasta que la hayamos terminado de freír toda.

Servimos en una fuente o plato con un poco de perejil picado, para darle color, y un trozo de lima o limón, ya que el cítrico le va de lujo a los rebozados y frituras. Y listo!

Os confieso que sigo acompañándolas con mi salsa favorita de aquel entonces, la salsa rosa común, es decir ketchup y mayonesa, es el toque final que realmente logra que me chupe, literalmente, lo dedos. Esto lo dejo a vuestra elección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario