jueves, 15 de enero de 2015

Tortilla Española

Esta receta es para todas/os aquellas/os que no saben como preparar una auténtica Tortilla de Patatas o Tortilla Española, aquí les dejo la receta, eso sí, a mi manera. Una receta sencilla donde lo más complicado es darle una buena elaboración y tener una buena sartén.

Por cierto, que en una de mis estancias en el extranjero, en concreto en Amsterdam durante mi estudios y Beca Erasmus, fui el profesor de tortillas de patatas para muchas y muchos españoles que salieron de casa sin haberla preparado por ellos mismos, fue todo un honor enseñar esta maravilla gastronómica tan representativa de nuestro país. Lo más importante para hacer una buena tortilla de patatas es tener mucho cuidado al darle la vuelta, he visto en algunas ocasiones como ésta se derramaba al suelo y así lo único que te queda son unas risas si en el mejor  de los casos te lo tomas con sentido del humor.

Ingredientes (tortilla para 4)

6 Huevos de Gallina Feliz (de corral si es posible)
4 patatas grandes
2 Cebollas medianas
Sal
100 ml. de aceite de oliva

Elaboración

Lo primero de todo es pelar y lavar bien las patatas, cortarlas en medias rodajas finas, para ello cada patata se corta en dos y si quieres en cuatro trozos a lo largo y de ahí se van sacando las rodajas o trozos, tipo patatas chips pero no tan finas, yo me ayudo de una tabla pero las madres y abuelas españolas las cortan a mano. Pelamos las cebollas y las cortamos picaditas en trocitos pequeños, no hace falta que sea muy fina.

Ponemos una sartén amplia, que no se pegue, al fuego con medio vaso de aceite de oliva, más o menos, y cuando esté caliente ponemos las patatas y vamos friendo en el aceite. Es importante que la sartén contenga suficiente aceite y las patatas se frían bien a fuego medio. Al poco de añadir las patatas se añade la cebolla y se van dorando en la sartén, añadimos sal al gusto. Tanto las patatas como la cebolla deben quedar rehogadas, bien hechas, algo doradas pero no demasiado, cuidando que no se quemen.

Mientras las patatas y la cebolla van friendo, pondremos en un bol  los huevos y un poco de sal y los batimos bien. Cuando las patatas y la cebolla estén hechas escurriremos el aceite sobrante de la sartén, éste lo pondremos sobre un pequeño recipiente para usarlo después. Añadimos las patatas y la cebolla fritas, ya escurridas del aceite, sobre los huevos batidos en el bol y mezclamos bien con un cucharón de madera o espátula.

Pondremos de nuevo la sartén sobre el fuego con un chorro de aceite de freír las patatas y la cebolla que habíamos reservado, en esta ocasión si que es muy importante que la sartén no se pegue el fondo, ya que si no nuestra tortilla no quedará bien. Cuando el aceite esté caliente añadimos la mezcla de patatas, cebolla y huevos que tenemos en el bol y vamos cuajando la tortilla en la sartén moviendo para que el huevo entre en el fondo y vaya cuajando, el fuego debe ser medio tirando a fuerte. Mientras tanto tomamos un plato llano, o una tapadera, que sea más grande que la sartén lo que nos permitirá dar la vuelta sin tener problemas o accidentes, le ponemos un chorrito de aceite de freír la patatas que teníamos reservado y lo extendemos bien por toda la superficie, este es un truco que aprendí en la escuela de hostelería. 

Cuando la tortilla empiece a oler a hecha y apenas quede un poco de huevo por cuajar, es el momento de darle la vuelta. Ponemos el plato llano o la tapadera sobre la sartén y con mucho cuidado, con una mano sobre el plato y la otra tomando fuerte la sartén por el mango, daremos la vuelta. Una vez la tortilla está en el plato ponemos rápidamente la sartén al fuego y añadimos con cuidado la tortilla desde el plato ayudándonos del cucharón de madera. Una vez sobre la sartén moveremos ésta desde el mago para evitar que se pegue y dejaremos unos minutos hasta que la tortilla se vea hecha. Para esto hay dos pistas muy importantes a tener en cuenta: una será el olor que no dirá que ya empieza a oler a quemado, y  la otra será algo parecido a una especie de espuma que empieza a verse por la orilla de la sartén. Una vez lista tomamos otro plato llano limpio y ponemos sobre la sartén para dar la última vuelta a nuestra tortilla que quedará lista para presentar o servir.

Si tenéis dudas o problemas no dudéis en dejar un comentario. Ánimo y a degustar el mejor y más representativo plato español, que con la práctica estoy seguro que harás tuyo. 

2 comentarios:

  1. Muy buena explicación, clara y sin alharacas. A ver si me animo con esta tortilla.

    ResponderEliminar
  2. Hola Medeas!! Gracias por tu comentario. Animo con la receta, es sencilla y muy rica, perfecta si la acompañas con un alioli. Si te animas con una versión más moderna de este plato tradicional puedes echar un vistazo a mi receta de tortilla de patata en hojaldre. Saludos y ánimo y a cocinar!!

    ResponderEliminar