sábado, 10 de mayo de 2014

CakePops de Brownie

He aquí los Cakepops que también preparé para la comunión de mi sobrino Gonzalo, esta trilogía de dulces americanos formada por Cookies, Cupcakes y Cakepops termina aquí con la guinda del pastel, unos irresistibles cakepops rellenos de brownie de cacao y cubierto de chocolate blanco que son tan ricos como vistosos, no dejan indiferentes a nadie. Vamos a probarlos o qué? Una vez más yo para preparar la masa del brownie me ayudé de la thermomix pero podéis prepararlo de manera tradicional.
Espero que os gusten.

Ingredientes para unos 20 cakepops

Para el Brownnie:
125gr de mantequilla a temperatura ambiente
100gr de azúcar moreno
100gr de azúcar blanco
80gr de harina
30gr de cacao en polvo (valor)
2 huevos
1cucharadita de esencia de vainilla

Para decorar:
Palos de cakepops de color blanco (en la tienda CASA se pueden encontrar)
Virutas o azucarillos de colores (en este caso estrellitas blancas y amarillas)
Chocolate blanco para postres (Nestle)
Colorante alimentario en gel color azul

Para ayudarte vas a necesitar irremediablemente de un recipiente amplio (caja, cubo, bol, bandeja…) con un buen corcho blanco o poliespan para poder ir colocando pinchados los cakepop y que sequen bien.

Preparación
Añade al vaso de la thermomix la mantequilla atemperada cortada en trozos, el azúcar moreno y el blanco y bate con ayuda de la mariposa durante un minuto, giro invertido, velocidad 4. Añade la esencia de vainilla y programa un minuto más. Añade un huevo y programa 10 segundos, velocidad 2. Después el otro huevo y programa 1 minuto, velocidad 3. Ahora añadimos la harina y el cacao y batimos 1 minuto, velocidad 2. No hace falta quitar la mariposa durante todo el proceso y tampoco es imprescindible. Pasamos la mezcla a un molde de horno con papel de hornear y horneamos en horno precalentado 15 minutos a 180º, comprobar pinchando que el brownie está tierno, recordar que NO nos debe quedar seco, es decir el palillo debe salir mojado pero no mucho, esto es quizá lo más difícil al elaborar un brownie, darle el punto de cocinado crudo en el centro, ya que depende mucho de cada horno y molde utilizado.

Finalmente obtendrás un deliciosos brownie que podrás utilizar también como postre, calentando en trocitos en el microondas antes de servir y acompañando con nueces y una bola de helado de vainilla será perfecto. Pero vamos a los cakepops.

Una vez el Brownie se ha enfriado un poco, lo partimos en cuatro trozos y lo dejamos enfriar hasta que podamos cogerlo con las manos y desmigar en un bol amplio. Desmigamos los cuatro trozos y ahora iremos cogiendo un poco de brownie desmigado para dar forma de bola, como si de albóndigas se tratara, por eso es importante que el brownie nos quede tierno, para que sea más fácil dar forma a las bolitas. Las vamos colocando en una bandeja para que enfríen. Este proceso se puede evitar si utilizamos un molde de silicona para cakepops o un máquina para hacer cakepops que se pueden adquirir a muy buen precio que habría que rellenar con la mezcla del bizcocho antes de su cocinado. Pero bueno veis aquí que no es imprescindible, somos bastantes los que los elaboramos a mano.

Ahora hay que colocarles los palitos y para ello necesitamos calentar en el microondas un poco de chocolate blanco, siempre a temperatura suave y poco a poco para que no se queme. Tomamos un palito lo untamos de chocolate blanco por un extremo, más o menos 1,5 centímetro, y lo introducimos en la bolita por el centro, lo pinchamos, así uno a uno, después lo pasamos a la nevera o congelador para que enfríen rápido, unos 10 ó 15 minutos y se peguen fuerte los palitos a las bolas de brownie, además al estar bien fríos nos ayudará al aplicarles la cobertura de chocolate blanco.

Para hacer la cobertura tomamos dos tazas de o boles pequeños y ponemos el chocolate blanco, primero una, la calentamos en el microondas y a temperatura suave y poco tiempo vamos derritiendo moviendo al sacar del microondas con una cuchara, debe quedar derretido pero no demasiado, cuidado que el chocolate blanco se quema muy fácilmente. Entonces introducimos un cakepop en el chocolate, con cuidado y cubrimos de este, sacamos rápidamente y lo escurrimos un poco sobre la taza, esto lleva su tiempo, golpeando nuestra mano que sostiene el cakepop con la otra mano permite que el chocolate sobrante vaya escurriendo sobre la taza. Una ves cubierto y escurrido lo decoramos con los azucarillos o confeti de azúcar y de colores. Ahora lo debemos pinchar sobre una superficie con el corcho para que terminen de secar, así uno a uno.

Si queremos utilizar otro color, como es el caso, tomamos la otra taza con chocolate blanco que habíamos reservado y lo vamos calentando en el microondas, le añadimos unas gotas de colorante en gel de color azul hasta obtener el color deseado y ya tendremos otra cobertura para cubrir nuestros cakepops de color azul pastel.

Cuando ya estén frios, para lo que te puedes ayudar de meterlos en la nevera o congelador unos minutos, podrás conservarlos o trasportarlos siempre con mucho cuidado, bien pinchados en el corcho o ya fríos guardados en una cajita, yo prefiero trasportarlos pinchados en el corcho para que se estropeen menos.

Estos cakepop son ideales para cualquier evento o cumpleaños, infantil o no, son otra manera de comerse el pastel o tarta de cumpleaños o postre, seguro sorprenderás dando a estos cakepops tu toque especial. Recordar que el relleno puede ser de cualquier sabor, para ello sólo hay que cambiar el bizcocho del relleno, siempre dejándolo un pelín crudo, y el sabor o color del chocolate de cobertura o Candy Melts que podéis encontrar en superficies de venta de productos de pastelería (tienda Casa).

No hay comentarios:

Publicar un comentario