miércoles, 2 de abril de 2014

Pasta Fresca de Espinacas con Salsa de Tomate


Este fue el inicio que me llevo a tomar la decisión de adquirir la maquina para estirar pasta fresca. Tengo que decios que no me arrepiento para nada. Hacer pasta fresca requiere de tiempo y ganas, sobre todo para su estirado, pero el sabor compensa el esfuerzo, yo me lo tomo como una meditación activa, es increíble lo rica que sabe la pasta fresca hecha por uno mismo. Abajo os pongo una foto de mi máquina, con la que disfruto haciendo estas maravillosas recetas. Para los que no la tenéis os daré un truco que es como yo elaboré esta primera receta cuando aun no tenía la máquina.

La masa de esta pasta fresca la elaboré con la Thermomix pero os pondré como hacerla de manera tradicional. La salsa de tomate es una receta básica, tan básica como buena, apenas con un poco de queso parmesano rallado hacen una combinación perfecta, no eché de menos otros ingredientes, está buenísima.


Ingredientes para la Pasta Fresca (para 4 raciones)

300g de harina de fuerza

70g de hojas de espinacas frescas, limpias y secas
1 huevo y si son pequeños 2
1/2 cucharadita de sal
10ml de aceite de oliva virgen extra.

Elaboración de la pasta (tradicional)


Ponemos las espinacas en un vaso o bol para la batidora, bien limpias y las vamos triturando con la batidora, poco a poco, si fuese necesario agrega un chorrito de agua. Después añadimos la harina en el vaso o bol y lo mezclamos con un tenedor o varillas hasta obtener una mezcla de harina verde. Añadimos el huevo, la sal y el aceite y amasamos con las manos hasta obtener una masa firme y que no quede pegajosa, de ser así, añada un poco más de harina hasta que la masa nos quede bien. Reposamos unos minutos.


Ahora estira la pasta sobre una superficie enharinada de la encimera, la estiramos con el rodillo hasta que nos quede muy fina, entonces cortamos con el corta pizzas en forma de tallarines o tagliatelle que iremos cogiendo con cuidado, enharinando y colgando sobre una superficie para que no se pegue, la dejamos secar unos minutos. También es más fácil, si una vez estirada la masa en una pieza rectangular, más o menos fina, con ayuda del rodillo de cocina, la enharinamos para que no se pegue y la envolvemos en forma de rollo, así sólo tendremos que ir cortando en tiritas finas el rollo, tamaño tallarín, y quedarán enrocadas como un caracol, más cómodos de almacenar y cocer. Este proceso de estirado y cortado lo hacemos más fácilmente con la máquina de estirar pasta (que por cierto la puedes conseguir en el supermercado LiDL, algún otro o por internet por unos 19€) pero que como todo tiene su fase de aprendizaje.


Para cocer la pasta pondremos abundante agua en una olla, añadimos sal y tapamos hasta que comience a hervir, después añadimos la pasta y cocemos durante aproximadamente 4 minutos, según el grosor en que hayas dejado la pasta. Escurrimos y refrescamos un poco con agua fría. Servimos de inmediato, junto con la salsa, para que no se enfríe.


Ingredientes para la Salsa de Tomate


500g de tomate de bola en conserva escurrido

1 cebolla mediana
2 dientes de ajo
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharadita de azúcar
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de orégano
1 cucharadita de albahaca o una ramita de albahaca fresca

Elaboración


Ponemos una sarte con el aceite a calentar, añadimos la cebolla picada hasta que dore un poco, entonces añadimos los ajos picados y doramos todo a fuego suave. Después añadimos el tomate triturado con la batidora, el azúcar y la sal. Freír durante unos 15 ó 20 minutos a fuego suave, hasta que reduzca el agua, si salpica mucho tápelo un poco, pero no del todo para facilitar la evaporación. A mitad de la cocción añada el orégano y la albahaca. 


La salsa estará lista cuando haya consumido el agua del tomate, pruebe de sabor y rectifique si hace falta. Ya está lista para servir sobre la pasta ya cocida. 


Espolvoreamos con un poco de queso parmesano rallado. Yo no digo nada más el resto y la valoración la tienes tú.







No hay comentarios:

Publicar un comentario