sábado, 5 de abril de 2014

Pasta Fresca al Huevo con Almejas y Gambas


En esta ocasión ya conté con la ayuda de la máquina para estirar y cortar pasta. Os pongo la foto de abajo para que veáis como hay que colgar la pasta para que no se pegue y que se seque un poco. 

En esta ocasión la pasta fresca que elaboré es al huevo. Os dejo la receta por si os animáis, pero recordar que sino podéis hacer la receta con pasta fresca comprada o con pasta seca, cualquier tallarín, espagueti… Las salsa está para chuparse los dedos, tiene un toque especial de un aceite de mariscos que he aprendido de un blog y que os comparto para que lo hagáis, sale realmente deliciosa.

Ingredientes para la Pasta al huevo

400g de harina de fuerza
4 huevos
10ml de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de sal

Elaboración

Se mezclan todos los ingredientes en un bol grande hasta obtener una masa que no se pega. Estiramos con la máquina para estirar pasta y cortamos con ella en el formato tagliatelle.

Ingredientes para la Salsa de Almejas y Gambas

250g de gambas, en esta ocasión rojas pequeñas
250g de almejas
3 dientes de ajo
75ml de Aceite de oliva virgen extra
50ml de vino blanco
1/2 cucharadita de sal
Pimientas recién molida
2 cucharadas de salsa de tomate o tomate frito
Unas hojas de menta fresca o hierbabuena
Pasta de pimiento chile (opcional)

Elaboración

Lo primero de todo será hacer el aceite de gambas que aportará el delicioso sabor a este plato. Para ello ponemos en una sartén el aceite de oliva, entre 50 y 100ml de aceite de oliva, a calentar, cuando este caliente ponemos las cabezas y las cascaras de las gambas, ya que estas las dejamos sólo con la cola. Freímos las carcasas de las gambas en el aceite durante unos minutos, chafando con la cuchara o espátula para que suelten su jugo. Pasado unos minutos retiramos del fuego y pasamos por un colador fino chafando bien las cascaras y cabezas de las gambas para suelten todo el aceite y el jugo. Ya tendremos nuestro aceite de gambas.

Mientras tanto por otro lado habremos puesto las almejas en un bol con agua y una cucharada de sal para que suelte la arena. Este truco es imprescindible si no quieres arena en tu comida.
Ponemos la sarte limpia de nuevo en el fuego y añadimos las almejas ya limpias y el vino y tapamos dejamos unos minutos hasta que habrán. las sacamos a un bol y reservamos con su jugo a parte.

Ponemos esa sarte al fuego 3 cucharadas del aceite de gamba que hemos elaborado (el resto se puede conservar para otras recetas), y 2 cucharadas más de aceite de oliva, cortamos los ajos en láminas y los doramos en el aceite, añadimos después las gambas peladas, la sal y la pimienta (y la pasta de pimiento chile) y movemos unos minutos, en cuanto estén las gambas añadimos la pasta ya cocida y escurrida a la sartén, añadimos la salsa de tomate y movemos bien todo para que la pasta se vaya impregnando con la salsa, añadimos también el caldo resultante de la cocción de las almejas y seguimos moviendo al fuego hasta que vaya evaporando. Por último añadimos las almejas y damos las últimas vueltas a las patas y listo para servir.

Decoramos con unas hojas de menta o hierbabuena.
Si queréis podéis añadir junto al tomate frito unos 100g de nata líquida para cocinar o yogur natural griego para que la salsa esté más suave.

No hay comentarios:

Publicar un comentario