jueves, 27 de octubre de 2016

Croquetas de Pollo y Verduras

De nuevo esta receta o croquetas surgen de un plato de aprovechamiento, dando un resultado espectacular. Están hechas con las sobras de la elaboración de un caldo de pollo casero. Pollo, zanahoria, puerro y cebolla son todo lo que lleva además de la bechamel con una pizca de sal y el empanado de harina, huevo y pan rallado. En mi caso las he elaborado sin lactosa, porque he escogido bebida vegetal de arroz para hace la bechamel. 
Si tenéis algo de tiempo y ganas de meteros en la cocina aprovechar para elaborar un buen caldo casero de ave y con sus sobras de ingredientes sólidos haréis estas sabrosas croquetas con las que sorprender a vuestros invitados.

Ingredientes

300-400g de carne de pollo cocida y desmigada
150 g de verduras cocidas: zanahoria, puerro y cebolla
150 g de mantequilla o aceite de oliva (o mitad mitad)
150 g de harina
1 litro de bebida vegetal de arroz (o leche)
1 cucharadita de sal
Pimienta y nuez moscada molida (opcional)
Para el empanado: harina, huevos y pan rallado

Picamos con cuchillo y tabla o con ayuda de un robot picador el pollo, reservamos y después picamos las hortalizas o verduras. Calentamos la bebida vegetal o leche en un cazo.

Ponemos en una sartén amplia o una olla la mantequilla o aceite y añadimos y doramos un poco el pollo, minutos después añadimos las verduras picadas y volvemos a rehogar. Después añadimos la harina y rehogamos de nuevo hasta que la harina toma algo de color y se nos pone seca la mezcla. Ahora es el momento de ir añadiendo la leche o bebida vegetal caliente poco a poco, la sal y las especias e ir trabajando la masa en el fuego suave sin parar de mover con la espátula. Así durante unos 8 ó 10 minutos.

Pasamos la masa a una fuente untada con grasa, para que no se pegue la mezcla, y tapamos con film transparente para que no salga costra en la masa, dejamos enfriar y en un rato metemos en la nevera, mejor para el día siguiente.

Para formar las croquetas tomamos una pequeña porción de masa y con ayuda de nuestras manos bien limpias damos forma, empanamos pasando por harina, huevo y pan rallado. Normalmente no las vamos a consumir todas porque salen un montón por lo que las iremos metiendo al congelador en una bandeja hasta que se pongan duras y las podamos embolsar y conservar congeladas, recomiendo escribir la fecha. Así quedarán listas para freír y consumir cuando nos apetezcan.

Para freírlas pondremos abundante aceite en una pequeña sartén o freidora y bien caliente (180ºC), las freímos hasta que doran, sacamos sobre papel absorbente y servimos calientes en un plato limpio. 

Os aseguro que quedan unas croquetas muy sabrosas y cremosas, porque al añadir las verduras u hortalizas cocidas y picadas damos una textura muy agradable. A pesar de ser una receta sencilla, las croquetas siempre nos llevarán un tiempo considerable, por lo que aconsejo hacerlas con paciencia y ganas y si es con la ayuda de los más pequeños de la casa, a los que aveces les gusta colaborar, pues mucho mejor. El tiempo empleado merecerá la pena, os lo aseguro ¡Espero que os gusten!

5 comentarios:

  1. Que fácil, y un bravo, por hacer más llevadero a las personas que sufren, intolerancia a la lactosa, que son muchas, quizás pudiera venir bien un apartado, para ellos.

    ResponderEliminar
  2. Y otro para contribuir a ayudar igualmente a los celiacos, lo necesitan.

    ResponderEliminar
  3. Cuando voy a comprar, es muy difícil encontrar quesos o lácteos para intolerantes a la lactosa, pierdes un tiempo precioso buscando. reivindico apartados bien señalizados y obligatorios para que sea más llevadero y contributivo.

    ResponderEliminar
  4. Cuando voy a comprar, es muy difícil encontrar quesos o lácteos para intolerantes a la lactosa, pierdes un tiempo precioso buscando. reivindico apartados bien señalizados y obligatorios para que sea más llevadero y contributivo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Llanos por tus comentarios!! Considero que no es necesario un apartado con recetas para los intolerantes a la lactosa, creo que es sencillo elaborar recetas caseras sin lactosa, gracias a la multitud de bebidas vegetales que hay en estos momentos en el mercado, con ellas sustituimos la leche y listo. Eso, si hay recetas con queso la cosa se complica, ya que todavía es complicado encontrar quesos sin lactosa. Quizás el tofu pueda ser un sustituto vegano del queso... En definitiva, que creo que es cuestión de sustituir y listo. Un saludo.

    ResponderEliminar