martes, 18 de octubre de 2016

Tortilla de Hervido

Aquí os traigo de nuevo una receta de cocina de aprovechamiento, un tipo de cocina que me encanta porque me permite resolver una comida o cena en un abrir y cerrar de la nevera. Una tortilla hecha con una ración sobrante de Hervido de Verduras (receta que os compartía hace unos pocos días) y unos cuantos huevos. El resultado es una tortilla de verduras muy jugosa, suave y deliciosa. Lista en unos pocos minutos para resolver el menú de un día de diario. Si no se te había ocurrido antes, haz la prueba y déjate seducir por su delicado sabor. Fácil y fácilmente facilísimo!! 

Ingredientes

1 ración de hervido de verduras: judías verdes, calabacín, cebolla, patata y coliflor...
6 huevos camperos
1/2 cucharadita de sal
Un toque de pimienta molida (opcional)
Aceite de oliva virgen extra al gusto


Pondremos una sartén mediana y amplía al fuego, importante que no se pegue al fondo los alimentos, la que normalmente utilicéis para hacer tortillas. Le añadimos como tres cucharadas de aceite de oliva y cuando este caliente añadimos las verduras hervidas bien escurridas del caldo. Las rehogamos unos minutos dando vuelta, a fuego medio, para que las verduras se vayan calentando. Mientras las vamos chafando y partiendo un poco con la ayuda de la espátula o cuchara de madera preferiblemente.

Por otro lado pondremos los 6 huevos abiertos en un bol, la sal y si queremos un toque de pimienta molida y batimos ligeramente. Aprendi de un buen cocinero al que me encanta seguir y aprender de él, Jamie Oliver, que para hacer las tortillas y que queden jugosas no es necesario andar batiendo mucho los huevos.

Después de que las verduras han quedado algo rehogadas, calientes y más troceadas añadimos los huevos batidos a la sartén y damos unas vueltas con ayuda de la espátula para que se vaya cuajando el huevo. Cuando casi se vea ya cuajado el huevo dejamos un minuto sin remover para que se cuaje la tortilla por ese lado.

Preparamos un plato grande, al menos del tamaño de la sartén para darle la vuelta a la tortilla. Un truco, lo untamos con una cucharada de aceite de oliva. Damos la vuelta a la tortilla con ayuda del plato y ponemos de nuevo la sartén al fuego añadiendo otra cucharada de aceite y ponemos de nuevo la tortilla del plato para cuajar al fuego la cara que esta cruda todavía. En cuestión de un par de minutos, moviendo de vez en cuando la sartén por el mango para comprobar que no se pega, cuando la tortilla huele a hecha y sale una especie de espumilla por el borde, la tortilla estará lista. 

La sacamos a una fuete amplia o plato grande limpio y ya la tenemos lista para consumir. Si gustas la puedes acompañar de alguna salsa favorita, para mi está perfecta con algo de mayonesa.

¿No me digas que no es sencilla, rica y saludable esta tortilla? Aprovechamiento al cien por cien sin renunciar a la buena comida en la mesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario