sábado, 15 de octubre de 2016

Hervido de Verduras


Si tienes el recuerdo de ese hervido de verduras que suele o solía hacer tu madre y no estás muy segura/o de como prepararlo, te voy a ayudar a recordar y preparar esta sencilla receta que tanto gusta y tan bien nos deja el cuerpo en días de frío o en días en los que nos apetece comer algo ligero y suave para nuestro estómago. 
Podréis comprobar cómo consumir verduras hervidas consigue apaciguar nuestro estómago, alma y corazón. 

Ingredientes para 4 personas

500 g de patatas (mejor rojas para cocer)
250 g de cebollas
250 g de calabacín
250 g de judías verdes (yo prefiero las anchas)
150 g de zanahoria (opcional)
150 g de bróculi (opcional)
100 g de col Kale (opcional)
600 ml de agua
1 cucharadita de sal
Para el aliño: aceite de oliva virgen extra y limón

Elaboración

La elaboración es muy sencilla porque se hace todo en crudo, es decir, se ponen en una hoya primeramente las verduras más duras (patata, zanahoria, judías verdes y cebolla) juntas lavadas, peladas y troceadas junto con el agua y la sal  y dejamos hervir unos 10 o 15 minutos, después añadimos el resto de las verduras, las menos duras o que necesitan menos tiempo de cocción (calabacín, bróculi y el kale). En total debe hervir todo unos 25 minutos, a fuego suave pero sin que deje de hervir, tapado para que no evapore el caldo y nos quede un hervido de verduras bien caldosito, porque sin duda este caldito será lo mejor del plato, en él van a ir la mayoría de las vitaminas de las hortalizas y verduras que hemos cocinado, así que no lo desechéis por nada del mundo.

El troceado de las verduras lo haremos de la siguiente manera:
Patatas: pelar, lavar y cortar en trozos grandes (como para guiso). Incluso puedes ponerlas chascadas, lo que quiere decir que comenzamos cortando con el cuchillo pero las terminamos de rasgar con la mano para que se rompa la patata, esto aportará más almidón y ligazón al caldo, dejándolo más espeso.
Zanahorias: peladas o bien lavadas y cortadas en rodajas o trocitos.
Cebollas: pelar y cortar en cuartos.
Judías Verdes: quitar las puntas y trocear en el tamaño de dos o tres dedos.
Calabacín: lavar y sin pelar, cortar en rodajas gruesas. Si lo cortais muy fino se deshará, ya que esta hortaliza necesita menos cocción que el resto.
Bróculi: lavar y cortar en pomos o ramilletes. 
Kale: lavar y cortar (en los supermercados lo encuentras ya cortado, lavado y embolsado).

Este plato es importante aliñarlo una vez que lo hemos puesto en el plato de servir. Mejor que cada comensal se aliñe su plato al gusto. Para ello pondremos una buena cucharada de aceite de oliva virgen extra sobre la verdura y un chorrito de limón, al gusto, y ya estará listo para degustarlo con serenidad y presencia. 

Estoy seguro que este hervido de verduras os dejará un sensación muy confortable. Yo he puesto la combinación de verduras y hortalizas que a mi más me gusta, pero vosotros ustedes podéis poner aquellas que más os gusten. Queda muy bien añadiendo también champiñones (lavados y troceados en cuartos) o/y coliflor (lavada y cortada en pomos) o incluso después en el plato acompañarlo con huevo cocido, lo que le aportará proteína de origen animal, haciendo de esta receta un plato completo, nutricionálmente hablando. Hay incluso quién en el aliño sustituye el aceite y el limón por una buena cucharada de mayonesa o alioli, pero sin duda el último toque lo pones tú.


Y para hacerlo en Thermomix: 

Hay que organizar las hortalizas y verduras entre el vaso, el castillo y el recipiente Varoma.

Mi receta para 4 personas es la siguiente
Patatas 400g
Cebolla 200g
Calabacín 200g
Judías verdes 200g
Brocoli 100g (opcional)
Zanahoria 150g (opcional)
Col Kale 100g (opcional)
Champiñones 100g (opcional)
Agua 600g
Sal 1 cucharadita

Preparo todas las hortalizas lavadas, peladas y cortadas o troceadas. 
Pongo en el vaso las zanahorias, las cebollas y las judias verdes junto el agua y la sal. 
Coloco el cestillo y en él coloco las patatas y el calabacín (obviamente todo troceado). Cerramos la máquina.
En la Varoma los champiñones, el bróculi, y alguna otra hortaliza que no te quepa en lo anterior. En la bandeja Varoma el Kale. Cerramos la Varoma y la colocamos sobre la tapa sin cubilete.
Programamos 30 minutos, temperatura Varoma, giro invertido (muy importante), velocidad cuchara.


Pasado este tiempo tendrás un hervido perfecto, listo para emplatar todas las hortalizas hervidas junto con el caldito y aliñar con aceite de oliva virgen extra y un chorrito de zumo de limón. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario