domingo, 25 de junio de 2017

Falafel de Garbanzo

Un plato exótico y delicioso donde los haya son estás croquetas de garbanzo o falafel. Se pueden aderezar con diferentes hortalizas en su interior. Algunas variantes introducen zanahorias y apio, que la verdad no le quedan nada mal, pero la receta que os traigo hoy es la clásica receta de falafel de garbanzo, eso sí, con un toque Peter's Cooker, a saber, entre los ingredientes he añadido como especias mi curri favorito, el vidaloo, recién preparado. 
En otra entrada os daré la receta de como preparar un curri o mezcla de especias para aderezar vuestras elaboraciones culinarias. Se dice que en oriente cada cocinero tiene su propia receta secreta de curri. Además, es casi imprescindible acompañar estas croquetas con una salsa de yogur que dan el toque perfecto a esta maravilla de la gastronomía oriental.
Atrévete a sorprender a tus invitados! Deseo que os gusten!

Ingredientes
300 g de garbanzos secos hidratados (no cocidos)
1 cebolla
2 dientes de ajo (al gusto)
1 ramita de perejil fresco
1 ramita de cilantro fresco
1 cucharadita rasa de comino molido
1 cucharadita rasa de pimienta negra molida al gusto
(El comino y la pimienta yo los he sustituido por 2 cucharaditas rasas de Vindaloo)
1 cucharadita rasa de sal 
1 cucharadita de impulsor tipo royal
Aceite de girasol o semillas para freír

Salsa de yogur que acompaña perfectamente:
1 yogur natural
2 cucharadas de aceite de oliva
1 diente de ajo pequeño y rallado o 1/2 cucharadita de ajo en polvo
El zumo de medio limón o lima
1 cucharada de Menta fresca picada
(o hierbabuena)
Sal y pimienta negra molida al gusto

Lo primero de todo es hidratar los garbanzos al menos por 24 horas desde agua templada, si tenemos tiempo podemos remojarlos 48 horas cambiando el agua a las 24 horas.
Una vez hidratados los escurrimos y lo secamos bien con papel absorbente.
Los trituramos con un utensilio picador o batidora, hasta conseguir una textura de arena, los reservamos en un bol.

De nuevo en el vaso picador añadimos la cebolla en trozos, los dientes de ajo sin el germen, el perejil, el cilantro, sal y pimienta al gusto, el comino (o el vindaloo) y finalmente la levadura.
Trituramos todo  y lo añadimos junto a los garbanzos triturados. Mezclamos bien hasta conseguir una mezcla homogénea.

Cogemos la masa o mezcla y le damos forma de bola y luego la aplastamos un poquito para que vaya soltando agua, la tapamos y la dejamos reposar durante una hora, si hace calor mejor dejarla en la nevera. Así los sabores se irán asentando y soltará agua que debemos desechar.

Pasado este tiempo preparamos las bolas de faláfel. Hacemos bolas del tamaño de una nuez, aplastando para que vaya saliendo el líquido que pueda quedar.

Ponemos abundante aceite suave de sabor, a fuego fuerte, para freír. Unos pocos a la vez y durante un par de minutos. Sacar sobre papel absorbente. 

Para la salsa de Yogur
Mezclamos bien todos los ingredientes de la salsa en un bol con ayuda de un tenedor hasta que quede una crema homogénea. Dejar enfriar y acompañar el falafel con esta deliciosa salsa.

La presentación la dejo a tu elección, ya ves en la foto que un mezclum de canónigos y rúcula, aderezados de aceite de oliva virgen extra, un toque de sal y semillas de sésamo, dan un buen aspecto a este plato que se puede degustar como aperitivo o plato principal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario