viernes, 30 de junio de 2017

Costillas de Cerdo a la Vietnamita

Las costillas son quizás la parte del cerdo que más me gusta: tiernas, jugosas, melosas... Van con cualquier cosa! Te permiten hacer con ellas grandes guisos y ricos asados al horno o parrilla. No tengo más palabras de elogio para ellas, solamente que, después del gran éxito de las famosas Costillas a la CocaCola, os traigo esta receta mucho más exótica, llegada de uno de los países asiáticos con una gastronomía espectacular. Busca, compara, prueba y ya me contarás. 

Ingredientes para 4 personas
1 kilo de costillas de cerdo
1 rama de Lemon grass (o ralladura de la lima)
2 dientes de ajo
2 chalotas o 1 cebolleta pequeña
Una raíz pequeña de Jengibre fresco
1 Guindilla o pimiento picante
Unas ramas de Cilantro fresco picado
4 cucharadas soperas de azúcar moreno
1 cucharadita de Semillas de cilantro
1 cucharadita de Pimienta en grano
4 cucharadas de Salsa de soja
El Zumo de 1 lima o limón
150 ml de mirin o sake o vino blanco
2 cucharadas de Aceite de cacahuete, girasol o semillas
50 g de cacahuetes


Primero de todo cortar los costillares separando las costillas y las colocamos en una bandeja de cristal o tupperware con tapa.

Preparamos el adobo mezclando el lemon grass, el ajo, la mitad del cilantro fresco y las chalotas bien picadas. Añadimos el azúcar, las semillas de cilantro y las pimientas molidas en el mortero, 3 o 4 cucharadas de salsa de soja, el zumo de una lima, el mirin o vino y el aceite al gusto. Untamos las costillas con esta mezcla y marinamos en el frigorífico durante 12 horas, tapando el recipiente y girando las piezas a las 6 horas. 

Pasado este tiempo de adobo (lo mejor es poner en adobo la noche anterior), ponemos a precalentar el horno a 180ºC. Colocamos la bandeja con las costillas marinadas y los ingredientes del marinado en el centro del horno. Cocinamos 10 minutos a 180ºC y luego bajamos la temperatura a 120ºC. Las costillas estarán listas cuando la carne se separe fácilmente del hueso. Esto será entre una hora a una hora y media. Si nos quedan muy secas podemos ir añadiendo algo de agua o vino.

Cuando estén hechas dejamos reposar 5 minutos y espolvoreamos con los cacahuetes ligeramente tostados con sal (y azúcar) sobre una sartén sin aceite (también podemos usar los que venden ya tostados y con miel, quedan riquísimos), triturándolos a grosso modo con ayuda de un mortero. Añadimos cilantro picado y listo. Podemos acompañar estar costillas con arroz basmati cocido o unas patatas hervidas o fritas.

Para chuparse los dedos!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario