domingo, 30 de abril de 2017

Codillos al Horno Facilones

En esta ocasión vamos a elaborar una receta muy sencilla con la que vais a disfrutar a lo grande si sois amantes de los codillos, de los asados o de la cocina fácil.
Vamos a partir de unos codillos ya cocinados, asados, que puedes adquirir en los supermercados, esto nos hará ahorrar mucho tiempo y dinero. Vamos a acompañarlos con unos cascos de patatas y aderezarlos con una salsita al más puro estilo Peter's Cooker. 
No hay más esfuerzo ni dolor que encender el horno, abrir el envase y partir la patata... Fácil, fácilmente facilísimo!

Ingredientes para 2 personas
2 codillos asados o cocinados (envasados al vacio)
2 patatas grandes o medianas
250 ml de cerveza negra (o normal)
4 chalotas o una cebolla normal
1/2 pastilla de caldo de carne (opcional)
1 cucharadita de maicena (opcional)
1 o 2 cucharadas de azúcar moreno (opcional)
Sal y pimientas molidas al gusto

Precalentamos el horno a 160 o 180ºC. En una bandeja de horno ponemos los codillos, por supuesto fuera del envase.

Lavamos bien las patatas y las cortamos por la mitad a lo largo, sin pelar. Hacemos unas marquitas con el cuchillo sobre la parte del corte, se puede observar en la fotografía, y salpimentamos al gusto. Las colocamos con la piel hacia abajo al lado de los codillos.

Pelamos las chalotas o la cebolla y las cortamos en juliana. La colocamos entre las patatas y los codillos. 

Regamos todo esto con la cerveza, en la que habremos desleido o disuelto la maicena (esto hay que hacerlo en frío), el azúcar y la pastilla de caldo de carne desmenuzada. 
Con la maicena lograremos un caldito más trabado o ligado, que hará las delicias de tus invitados, cuidado porque si son de mojar prepara pan; con el azúcar mataremos el amargor de la cerveza y dará un toque especial a la salsa; y con el caldo de carne potenciaremos el sabor de nuestra salsa.

Metemos al horno, a unos 160ºC durante unos 30 o 40 minutos. Hasta que pinchemos la patata y estemos seguros de que está cocinada, ya que la carne sólo necesita 15 minutos para regenerarse, pero no pasa nada si la tenemos más tiempo, esto ya está comprobado. Después de esto sólo queda emplatar y servir, y como no... degustar!! Facilísimo!!

Si por lo que fuera vemos que el caldito se consume, sólo tienes que añadir un poco más cerveza al gusto. 
Si quieres dedicarle un poco más de atención, puedes regar los codillos con su propio jugo durante el asado, un par de veces será suficiente. Esto le dará un color o glaseado a la carne impresionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario