jueves, 21 de enero de 2016

Peter's Magdalenas

Estas magdalenas son las de toda la vida, sólo que con un toque especial, que no es otro que echar un poco más de impulsor y sobre todo hacerlas en molde y utilizar servilletas en vez de cápsulas para magdalenas. Al principio parece extraño, pero es genial, no se queman en el horno y así conseguimos que suban mucho más que en las cápsulas, quedando una magdalenas muy esponjosas, además que les da un toque vintage que parecen aquellas magdalenas de la abuela. Este truquiconsejo se lo debo a mi compañera Loli, del Taller de Empleo Hestia, que me confesó los trucos que os cuento de mano de su hermana Encarna. Desde aquí Mil Gracias por esta aportación que hacen que estás magdalenas sean deliciosas.
Os dejo algunas fotos del proceso para ilustraros y ayudaros.

Ingredientes (para una docena)
6 huevos
250g de azúcar
250g de aceite de oliva
250g de harina (normal)
La ralladura de 1 limón
1 sobre de impulsor (levadura royal u otras)


Elaboración

En un recipiente echamos los huevos y el azúcar, se baten enérgicamente durante al menos cinco minutos, esto es importante para que nos salgan unas buenas y esponjosas magdalenas. Añadimos el aceite a chorro mezclándolo y después la ralladura de limón. 

Incorporamos la harina con el impulsor mezclado y cernida con un colador grande, esto aportará más esponjosidad. Mezclamos bien y ponemos sobre una manga y boquilla lisa que nos ayudará a escudillarlas sobre las cápsulas, rellenarlas tan solo 3/4 partes de la cápsula. Si optáis por las cápsulas puede que os de para docena y media. Como veis en la foto de abajo yo en vez de manga he utilizado mi Decomax (Lékué) que es una maravilla, fácil de usar y limpiar, hay que modernizarse.

Espolvoreamos con unos granos de azúcar antes de meter en el horno. Se cuecen al horno a 180ºC durante uno 20 ó 25 minutos según cada horno. Comprobamos que están hechas pinchado con un pincho en una de ellas y si están listas sacamos del horno. 

Para un resultado de Peter's Magdalenas hay que usar servilletas de hostelería (en vez de las cápsulas) y unos moldes de cupcakes, muffins  o magdalenas como veis en la foto, los míos son de silicona pero los hay de varios materiales, si no disponéis de ellos también podéis usar flaneras o flaneras desechables... Con esto conseguiremos unas magdalenas muy esponjosas, hermosas, vistosas y deliciosas. Ya me contaréis, a mi se me hace la boca agua, ya estoy deseando hacerlas otra vez, ¡son tan fáciles y divertidas!


No hay comentarios:

Publicar un comentario