sábado, 3 de diciembre de 2016

Ensalada de Coliflor con Queso y Uvas

La idea de esta receta surge de la combinación de productos de temporada, la uva y la coliflor, con productos regionales y orgánicos, la uva morada de mi tía Enriqueta y Juan Antonio  que crece en La Vega Tobarreña y el queso de oveja del "Cerro" elaborado en La Yunquera, la aldea donde tiene una casita preciosa mi amiga Ascensión. Así, aprovechando la visita a la Aldea, siempre me hago con un buen queso de oveja, un queso algo desconocido para la mayoría de albaceteños pero que su sabor no deja indiferente a los buenos amantes del queso, un producto autóctono y muy cuidado en su proceso. 
Ingredientes muy especiales que hacen de esta sencilla ensalada un plato muy singular. Tan solo cuatro ingredientes bien equilibrados para seducir al paladar y disfrutar de una maravillosa ensalada.

Ingredientes para 4 personas

1 Bolsa de mezclum duo de Canónigos-Rúcula
200 g de coliflor cocida
100 g de uva (la morada aportará mas color a la ensalada)
100 g de queso de oveja semicurado (Quesos Cerro, La Yunquera)
Aceite de oliva virgen extra al gusto
Vinagre de Jerez al gusto
Sal y Pimienta negra molida al gusto


Para comenzar contamos con tener la coliflor ya cocida y cortada en pomos o ramilletes. La rúcula y los canónigos los consigo con facilidad en el supermercado pero sin duda si los conseguís de cultivo ecológico pues mucho mejor.

Ponemos en los platos o en una fuente para ensalada la rúcula y los canónigos. La rúcula con ese sabor tan característico no necesitará de frutos secos que la acompañen y además realzará el sabor dulce de la uva y el agrio o ácido del queso.
Después añadimos la coliflor cocida cortándola en pequeños trocitos, desmenuzando los pomos. 
Añadimos los granos de uva partidos por la mitad y retirando las pepitas, yo lo he hecho con ayuda de una cucharilla vaciadora, sé que puede parecer muy entretenido (como suelo decir yo "trabajo de chinos") pero os aseguro que merece la pena, ya que estaréis más tranquilos disfrutando esta ensalada sin los molestos granilletes o pepitas. 
El queso de oveja lo cortaremos en pequeños dados, de un centímetro más o menos, con ayuda de una tabla de corte y un buen cuchillo. Lo colocamos en la ensalada y listo.
Disponemos estos últimos tres ingredientes, la coliflor, la uva y el queso, en armonía sobre las hojas de rúcula y canónigos.
Aliñamos la ensalada con aceite de oliva virgen extra, que resaltará los sabores del queso, un poco de sal y pimienta al gusto y un toque de vinagre de jerez que realzará el sabor de la coliflor. ¡Sin más! 

Ya tenemos una maravilla de ensalada que en un principio os puede resultar sosa, insulsa o rara, pero que os aseguro que os sorprenderá cuando la tengáis en la boca, tiene mucho que contaros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario