martes, 28 de junio de 2016

Quiche de Bacon y Dátiles

De nuevo una Quiche o Tarta Salada, en esta ocasión con un toque dulce que nos van a aportar los dátiles. Esta quiché no podía faltar ya que la primera vez que la probé, en versión empanada, la preparó mi hermana Rosa, una gran cocinera, y más tarde mi tía Susi otra cocinera empedernida que nos cocina cada domingo en nuestra Vega Tobarreña. Así que esta quiche ya se ha convertido en un clásico familiar.
La masa la hemos comprado, una masa brisa, en esta ocasión de la marca Buitoni, perfecta para mi molde desmontable, ya que es redonda y no hay nada más que hacer que colocarla pero podemos utilizar también la masa de hojaldre que queda deliciosa. En definitiva receta Fácil, fácilmente facilísima!!

Ingredientes para 8 raciones
1 masa brisa o quebrada, refrigerada (puede que la encuentres también congelada)
125 g de bacón
150 g de dátiles frescos o semisecos (no muy dulces)
1 cebolla 
20 ml de aceite de oliva (o mantequilla)
1/2 cucharadita de sal
Un toque de pimienta recién molida
4 huevos
1 cucharadita de mostaza de Dijon
200 ml de nata para cocinar
50-100 g de queso rallado (del que tengáis a mano)

Para empezar sacamos la masa de la nevera para que se atempere, si es congelada debemos sacarla un par de horas antes, y precalentamos el horno a 180ºC. En un sartén pequeña o cazo ponemos el aceite de oliva a calentar para rehogar en el la cebolla pelada y cortada en brunoise, picada. Añadimos la sal. Cuando esté dorada añadimos el bacón y doramos un par de minutos más. 

Por otro lado en un bol, mezclamos los huevos batidos y la leche evaporada, junto a la nata, la mostaza, la sal y la pimienta.

En un molde redondo y desmontable, de los de hacer las tartas de queso o bizcochos, ponemos la masa brisa con su papel que viene con ella y la colocamos bien centrada sobre él. Pinchamos la base de la masa con un tenedor por toda la superficie. Sobre la masa colocamos el rehogado de cebolla y bacón, lo extendemos bien sobre toda la superficie, colocamos los dátiles cortados en  tiras y sin el hueso, encima del bacón o buscándoles un sitio. Rellenamos la tarta con la mezcla de huevos y lácteos y por último, espolvoreamos la superficie con el queso rallado. Listo para introducir en el horno.

Según la marca o tipo de masa puede necesitar un tiempo u otro pero, por norma, con unos 15 ó 20 minutos a 180ºC y con la bandeja en la posición intermedia del horno será suficiente. El punto final nos lo dirá cuando veamos la masa hecha, dorada y la superficie de la Quiché bien gratinada, también dorada. 

Cuando esté lista sacamos del horno, esperamos unos minutos para desmoldar y no quemarnos, sacamos la Quiché sobre una fuente o plato de servir y listo para degustar. Mejor servir templada o fría, muy caliente no suele estar tan rica como ya fría de unas horas. Bueno pues que la disfrutéis y os divirtáis haciendo esta maravillosa tarta salada con ese toque dulce que nos  van a aportar los dátiles, unos frutos tan exóticos como deliciosos. No dudéis y probar!! 



No hay comentarios:

Publicar un comentario