sábado, 15 de noviembre de 2014

Guíscanos a la Plancha

Estamos en plena época de Guíscanos y no hay mejor receta y sencilla que realce su sabor. En esta ocasión la sencillez es la mejor opción, aunque ni que decir tiene que estas setas hace de cualquier plato o guiso algo suculento, ya que aportan mucho sabor. A mi particularmente me encantan, me recuerdan a mi infancia cuando acompañaba a mi padre en la cocina haciendo este plato, eso si con jamón. En esta ocasión son tan solo y nada más y nada menos que ellos mismos. A disfrutarlos!!

Ingredientes (para 4 personas)

500 gr. de Guíscanos
1 cucharada de aceite de oliva
1 diente de ajo
Unas ramitas de perejil
sal y pimienta al gusto
1/2 limón

Elaboración

Lo primero de todo es importante lavar y limpiar bien los guíscanos para que no tengan tierra, tan molesta a la hora de comer, los dejamos escurrir unos minutos para que a la hora de hacerlos no tengan tanta agua, ya que nos podría saltar aceite y quemarnos.
Ponemos una sarte plana y amplia o una plancha al fuego fuerte, añadimos el aceite y cuando esté caliente colocamos los guíscanos sobre la plancha con el sombrero hacia abajo, en contacto con el calor. Pasados unos minutos damos las vuelta con unas pinzas, para que se hagan por el otro lado, para ello habremos cortado los rabos. Pasados otros minutos más les volvemos a colocar con el sombrero hacia abajo y le ponemos la sal, la pimienta, el ajo y el perejil picado. Los guíscanos habrán reducido algo más de la mitad. Después de apenas un minuto, para que tomen el sabor del ajo y el perejil, sin quemarse, ya los tendremos listos para servir en la mesa rápidamente que no se enfríen. Los acompañamos con un chorrito de limón exprimido y... ricos ricos a comer!!

No pondremos la sal hasta el último momento, ya que si lo hacemos antes esto hará que suelten el agua y los guíscanos, o cualquier seta, se cocerán y no quedarán tan ricos como sin nada de agua.

No hay comentarios:

Publicar un comentario